Cirugía MIS, el tratamiento definitivo a las deformidades del pie

Blog Ochoa

Home / Blog Ochoa / Blog Ochoa / Cirugía MIS como tratamiento definitivo a las deformidades del miembro inferior

20 junio 2016 0 Comentarios

Cirugía MIS como tratamiento definitivo a las deformidades del miembro inferior

La cirugía MIS, del inglés “Minimally Invasive Surgery”, o también conocida como “cirugía percutánea” hace referencia a un conjunto de técnicas quirúrgicas que a través de pequeñas incisiones, no superiores a 5 milímetros, permiten acceder a tejidos profundos y a hueso para poder realizar correcciones de las diferentes deformidades del pie.

La peculiaridad de esta técnica es que producen un daño mínimo, ya que se usa un instrumental específico que nos permite ver los huesos sin necesidad de abrir la piel y con la capacidad de no dañar las estructuras adyacentes, gracias a todo ello no deja cicatrices antiestéticas. Otra peculiaridad, es que esta técnica no compromete al sistema circulatorio en aquellos pacientes que sufran deterioro del mismo, haciendo de ella la cirugía de elección para aquellos pacientes que presenten déficit o compromiso de la circulación periférica, diabetes o patologías sistémicas.

Además de ello, no se utilizan agujas ni tornillos, debido a la especial configuración y ejecución de las técnicas y a los vendajes funcionales que acompañan en el postoperatorio. Con todo esto, se consigue que el paciente pueda salir caminando del quirófano sin necesidad de inmovilizaciones prolongadas.
Este tipo de cirugía la utilizaremos cuando los tratamientos conservadores han fracasado y existe riesgo de provocarse una alteración mayor si no se corrige la deformidad. La cirugía MIS, nos permite corregir deformidades que son muy comunes en la población, como pueden ser:

  • Helomas interdigitales o en fondo de saco, por compresión condílea: Conocidos comúnmente como “callos entre los dedos”.
  • Exóstosis digitales: Pueden aparecer en cualquier localización y son pequeñas protuberancias óseas que causan dolor y deformidad.
  • Alteraciones de los dedos: Como son los dedos en garra, maza o martillo, dedos desviados (clinodactílea) y dedos montados unos encima de otros (supraducto o infraducto), patologías que causan deformidades de los dedos y dolor por el roce con el calzado.
  • Hallux valgus: El famoso “Juanete”, que puede presentarse en el primer radio o en el primer dedo como Hallux Valgus Interfalángico.
  • Juanete de sastre: Producido por la desviación del 5º dedo. Metatalsalgia: Causantes de dolor en el antepie, por sobrecarga mecánica.
  • Fascitis plantar y espolón calcáneo: Causas de dolor plantar, más acentuado con los primeros pasos del día.

La ventaja de este tipo de cirugía, es que permite realizar correcciones con resultados óptimos para el paciente, el cual se recupera en un menor tiempo postoperatorio y permitiéndole incorporarse a su vida cotidiana de una forma más rápida. Por todo ello, cada vez más pacientes se animan a realizarse este tipo de técnicas para aliviar dolencias del pie y conseguir una mayor calidad de vida.

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Política de Cookies

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros, con el fin de mejorar nuestros servicios con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información- aquí.