Entrevista al Dr. Eduardo Olalla, servicio de traumatología Hospital Ochoa

Blog Ochoa

Home / Blog Ochoa / Entrevista al Dr. Eduardo Olalla, servicio de traumatología de Hospital Ochoa

18 octubre 2017 0 Comentarios

Entrevista al Dr. Eduardo Olalla, servicio de traumatología de Hospital Ochoa

La traumatología es una de las especialidades médicas más demandadas en la atención sanitaria en general, tanto para lesiones o enfermedades congénitas o adquiridas que afectan al aparato locomotor, como para las patologías derivadas de accidentes o el envejecimiento natural del cuerpo.

Dentro de la traumatología existen diferentes subespecialidades, entre ellas a las que hoy queremos dedicarnos especialmente son columna vertebral, hombros y manos. Para ello contamos con el Dr.Eduardo Olalla Real, licenciado en Medicina y Cirugía en la Universidad de Málaga y especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología. Traumatólogo del Hospital Ochoa y miembro de Grupo de Estudio de Enfermedades del Raquis.

Doctor Olalla, ¿cuáles suelen ser las consultas más usuales en su día a día?

Principalmente agrupadas en dos grupos, la de los miembros superiores y la otra la patología de la columna vertebral. En el caso de la primera, los síndromes de la muñeca con dolores localizados, tenosinovitis o tendinitis del extensor cubital, subluxaciones, síndrome del túnel carpiano; en el caso de la mano, tumores, quistes sinoviales y en el hombro suelen ser pacientes en edad más adulta, suelen ser tendinosis y de ahí hasta rotura manguito. En el caso de la columna, la mayoría de las consultas son por dolores cervicodorsales por alteraciones posturales con contracturas posturales, dorsalgias por osteoporosis, discopatías…

Desde que comenzó a ejercer, ¿cuáles han sido los cambios o avances más significativos en el campo de su especialidad y en nuevas técnicas de cirugía ortopédica?

Desde que empecé a ejercer en los años noventa, digamos que avances cómo en épocas anteriores que, por ejemplo, aparecieron las prótesis de caderas, las artroscopias, no ha habido avances tan radicales. Pero sí hay en un intento de proteger la carencia de tejidos por el envejecimiento de la población y la menor mortalidad se ha desarrollado una ingeniería con nuevos materiales para la reconstrucción quirúrgica con la idea de reproducir procesos biológicos. Ha tenido mucho éxito la regeneración del cartílago, así como uno de los avances más esperados de los que aún esperamos sus frutos como la utilización de células madre.

¿Qué importancia tiene el deporte en las lesiones y qué papel juega en el mantenimiento de unos huesos sanos?
El ejercicio físico sin duda es muy importante en general para la salud; aumenta la masa muscular, la coordinación y el equilibrio. Su práctica previene las caídas, las fracturas y, por lo tanto las lesiones, pero también es cierto que cuando no se hace la regularidad puede producir esguinces ligamentos, desgarro y tendinitis, fracturas por caídas, luxaciones, etc. Y respecto al papel que juega el deporte en el mantenimiento de unos huesos sanos, pues a estructura ósea depende de una parte inamovible de la carga genética de cada uno y del sistema endocrino, y otra que sí se puede modificar cómo es la nutrición y la solicitación mecánica externa y aquí donde la actividad física le está comunicando al hueso en todo momento que debe ser fuerte, con lo que influye en el proceso de construcción de cada hueso. La función hace la forma.

Otro de los problemas que afecta en este caso a las mujeres, cuando llegan a la menopausia, es la pérdida de densidad ósea con el consiguiente deterioro de las articulaciones y riesgo de rotura. ¿Cuáles serían las recomendaciones desde traumatología en este campo?

Primero haría recomendaciones antes de llegar a la menopausia, porque una vez se llega vamos tarde. Lo ideal es llegar a la menopausia con la máxima reserva de masa ósea; llegar a los 25 años con la máxima densidad ósea, que se consigue con ejercicio y buena nutrición. Al llegar a la menopausia y los preámbulos ya hay que acudir al médico para solicitar la densitometría ósea para un diagnóstico. Se debe pedir además cuando se tiene masa corporal baja, mujeres que fuman mucho, con antecedentes fracturas sin gran traumatismo, periodos de amenorrea previo a la menopausia, con patologías metabolismo óseo…

¿Cómo aborda la traumatología las patologías que causan dolor crónico?

La traumatología se rige por unos escalones analgésicos, desde leve, que se trata con antinflamatorios no esteroideos; dolor moderado en el que entran en juego los opiáceos como el tramadol, la codeína…, y el tercer escalón, el dolor severo que se trata con morfina, entre otros. Y así sucesivamente se va aumentando en los dolores cuya causa no se pueda erradicar

Uso y abuso de las infiltraciones, adeptos y detractores…
Yo estoy entre los adeptos, porque la infiltración y su eficacia viene dada por la elevada concentración del medicamento a nivel local, ya que por vía general tendría efectos adversos. Los corticoides que se utilizan hoy en día hay que aplicarlos con rigor, explicando a los pacientes los objetivos a alcanzar, cómo es aliviarles y recuperar la capacidad funcional.
Entre las indicaciones: artritis reumatoides, artrosis, sinovitis, fascitis, fibromialgia, bursitis… Y también las contraindicaciones, como las infecciones bacterianas en tejidos donde se aplica la infiltración.

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Política de Cookies

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros, con el fin de mejorar nuestros servicios con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información- aquí.