Mi uña se encarna

Blog Ochoa

Home / Blog Ochoa / Mi uña se encarna

08 octubre 2018 0 Comentarios

Mi uña se encarna

Mi uña se encarna. ¿Cómo lo soluciono?

La onicocriptosis, vulgarmente conocida como “uña encarnada” o “uñero”, constituye el principal motivo de consulta por dolor ungueal. Es común encontrarse a pacientes que padecen de uña encarnada y que por temor al tratamiento acuden tarde a consulta. Otros en cambio, se tratan en casa y acuden al podólogo cuando la patología empeora y el dolor se vuelve continuo e insoportable. A continuación resolveremos algunas de las dudas que comúnmente presenta el paciente que acude a consulta con uña encarnada.

 

¿Cómo se encarna mi uña?

La uña se encarna al enterrarse el borde lateral (espícula) en el pliegue de la piel. Se trata de un fenómeno de acción y reacción entre la lámina ungueal y los tejidos blandos circundantes.

 

¿Qué provoca?

La espícula provoca reacción de cuerpo extraño dando lugar al enrojecimiento de la zona, inflación y dolor a la presión del pliegue lateral. En muchos casos, al paciente le molesta incluso el roce con las sábanas al dormir. Si se deja evolucionar, el cuadro empeora y se forman ranulomas (inflamación y aumento del tejido que rodea a la uña), infecciones bacterianas e impotencia funcional. Se trata de una onicopatía mecánica, casi exclusiva del primer dedo del pie.

 

¿A qué edad aparece?

Existen diferentes causas que la provocan, por lo que puede aparecer a cualquier edad, sin embargo suele afectar principalmente a adultos jóvenes (segunda década de la vida), con ligero predominio en el sexo femenino.

 

¿Cuáles son estas causas?

El origen es multifactorial, es decir, existen muchas causas que la provocan. En lactantes, el nacer con una desviación anormal de la uña o con un aumento del crecimiento de la piel que rodea la uña, impide que la lámina crezca libremente provocando que se introduzca en la piel. En niños y adultos, también se puede producir un aumento de crecimiento de la piel que hay alrededor de la uña, impidiendo que crezca y provocando que se entierre. Otra causa por la cual puede enterrarse es por un mal corte, ya que si es excesivamente corto, la curvatura de los ángulos favorece la onicocriptosis. El corte debe ser recto para que la lámina crezca libre y no se incruste. Una causa común en mujeres, es el uso de tacones y zapato apretado que provoca presión constante sobre la uña. El exceso de sudor también causa uña encarnada ya que macera los tejidos que rodean la uña y facilita la penetración de la placa ungueal. Otras causas de onicocriptosis, pueden ser los golpes repetidos en la uña, debidos a la práctica deportiva o al uso de calzado inadecuado, las alteraciones biomecánicas, el padecer obesidad y/o diabetes, la presencia de deformidades ungueales, como las uñas en pinza, el tener un segundo dedo montado sobre el dedo gordo haciendo presión en la uña y siendo causa de uña encarnada, y en algunos casos un aumento del crecimiento del hueso que hay debajo de la uña, la
falange distal, haciendo imprescindible el diagnóstico diferencial entre exóstosis (exceso de crecimiento de hueso) y osteocondroma (tumor óseo benigno).

 

¿Cómo lo soluciono?
En el momento en el que sintamos que nuestra uña duele y tengamos la sospecha de que se nos está clavando, debemos acudir al podólogo, el especialista en este caso. Es importante no tratarnos nosotros mismos ya que podemos empeorar la patología.

 

¿Cómo lo trata el podólogo?
El podólogo se encargará de reconocer la causa que está provocando la onicocriptosis y nos pautará el tratamiento que mejor se adecúe a nuestra causa.

 

¿Qué tratamientos existen?
Existen tratamientos conservadores y tratamientos quirúrgicos, reservados para aquellos casos en los que el tratamiento conservador no funciona.

 

¿En qué consiste el tratamiento conservador?
El tratamiento conservador va encaminado a reeducar la lámina ungueal. Si la causa se debe a un mal corte puntual de la uña, se realiza la reeducación de la lámina, mediante el corte recto de la misma, que el podólogo realizará periódicamente, a veces es necesario introducir un poco de algodón por debajo del borde lateral de la uña, hasta que la lámina quede totalmente reeducada, siendo un tratamiento largo y
que requiere la cooperación del paciente. En otros casos es necesario el uso de ortonixias, unos elementos que el podólogo coloca en la lámina para poder guiarla y evitar que se clave. En casos más graves, de pacientes que acuden con inflamación e infección, el tratamiento va encaminado a realizar una espiculaectomía (extraer el trozo de uña clavado) para eliminar la causa de la onicocriptosis y se pauta además
un desinfectante tópico, crema antibiótica y en casos más graves antibiótico oral. En muchas ocasiones, la espiculaectomía solo soluciona el problema por un tiempo y a los meses el dolor vuelve a aparecer. Es en estos casos, en los que la onicocriptosis no remite y el granuloma (inflamación e infección), no ceden, en los que no queda más que realizar una práctica quirúrgica, para aliviar al paciente de dolor.

 

Si me opero, ¿Perderé mi uña?
No, la cirugía no consiste en quitar la uña, como muchos pacientes piensan y temen, ya que esto solo se reserva para casos de deformidades excesivamente graves. En la mayoría de casos consiste en realizar una matricectomía parcial (eliminar solo el trozo de uña que se clava y la parte de matríz ungueal, desde donde nace la uña, implicada en el problema), por lo que la uña crece normal, salvo en la zona que se
clavaba, donde nunca más aparecerá uña, quedando como resultado una uña un poco más estrecha y solucionando el problema del paciente para siempre. En aquellos casos en los que el podólogo sospeche de exóstosis o condroma, se realizará además una radiografía, ya que de existir alguno de los dos, la técnica quirúrgica cambia, y además de la matricectomía parcial, hay que eliminar la exóstosis o el condroma, este último será enviado además a analizar a anatomía patológica para mayor tranquilidad.

Por todo ello la visita al podólogo se hace imprescindible en aquellos pacientes que deseen buscar la mejor solución al problema de las uñas encarnadas.

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Política de Cookies

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros, con el fin de mejorar nuestros servicios con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información- aquí.