Bullying: Un niño acosador | Servicio de psicología de Hospital Ochoa

Blog Ochoa

Home / Blog Ochoa / Blog Ochoa / Bullying: Un niño acosador

02 noviembre 2018 0 Comentarios

Bullying: Un niño acosador

Aunque de reciente cuño, el término “bullying”, no deja de ser otra cosa que el acoso escolar que conocemos, pero que con la visibilidad de los medios de comunicación está en la mente de todos y en la preocupación de muchos padres.

Un niño acosador seguramente habrá sido un niño acosado en su entorno familiar.

Tanto en el bullying, como en otros fenómenos, la figura del psicólogo es fundamental, por lo que hemos hablado con Selena Fayad, profesional de la psicología de Hospital Ochoa.

– Nos interesamos por el perfil del acosador
No hay uno solo, son diferentes, pero por lo general han sido niños que se han visto en esa tesitura; niños que han sufrido acoso en su entorno familiar, aunque quizá no del mismo modo, pero sí cómo burla por parte de padres o hermanos. Esto crea inseguridad y complejos, con lo que muchas veces cogen fuerza para hacer lo mismo hacia otros niños.

– ¿Siempre hay un componente de inseguridad en el menor acosador?
No siempre, a veces hay una necesidad de pertenencia a un grupo con perfil acosador y el niño se implica en el entorno para no sentirse diferente, con lo que acaba también acosando a otros.

– Hablemos de los niños acosados
En el caso de los niños o niñas acosados, a veces, cómo digo, coincide con el caso del acosador. Menores víctimas en su entorno se convierten en verdugos.

– Y claro, sin olvidar los riesgos del bullying…
Claro, porque se trata de una situación que puede traer graves consecuencias psicológicas y físicas tanto en las víctimas como en los que incurren en este tipo de abusos. No olvidemos los casos en los que ha habido niños que han llegado al suicidio.

– ¿Cómo podemos detectar a un niño o niña que está siendo acosado o acosada?
Entre los aspectos a tener en cuenta encontramos a un niño triste, irritable, con trastornos de ansiedad y aislamiento, así como dificultad para hacer amigos o hablar en público; las excusas para no a ir al colegio, también podrían darnos pistas o los cambio en el apetito. Obviamente también si vemos hematomas o heridas en el cuerpo.

– ¿Cómo podríamos prevenir el bullyng?
Es muy importante reconocer el problema y tomarlo en serio, no quitar importancia. Las charlas, la formación y la información sobre bullying en las escuelas es muy importante. No hay que obviar el asunto, sino que hay que hacer partícipes a los niños y niñas, sensibilizarlos y trabajar con la empatía, la tolerancia, la inclusión y la autoestima.

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Política de Cookies

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros, con el fin de mejorar nuestros servicios con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información- aquí.