Vacunación: Razones y riesgos de no hacerlo. Leves efectos secundarios

Blog Ochoa

Home / Blog Ochoa / ¿Por qué hay que vacunarse? Razones y riesgos de no hacerlo

10 octubre 2019 0 Comentarios

¿Por qué hay que vacunarse? Razones y riesgos de no hacerlo

Las vacunas salvan más vidas que los antibióticos y se erigen como el arma más poderosa para prevenir centenares de patologías. En 2019 se espera que su uso salve 20 millones de vidas en los países subdesarrollados y su invención está considerada como uno de los momentos más importantes en la historia de la sanidad.

A pesar de estos datos, Estados Unidos alarmó recientemente sobre la propagación de nuevos casos de sarampión debida a la acción de un movimiento de padres que se niega a la vacunación de sus hijos haciendo frente a la ciencia por miedo a los efectos secundarios de las vacunas. Esta enfermedad fue declarada erradicada en Norteamérica en el año 2000.

¿Qué es una vacuna?                                                         

Una vacuna es un producto biológico que contiene una serie de antígenos que provocan una reacción inmunológica en el cuerpo. Con esta reacción proporcionamos al organismo una defensa ante las enfermedades.

Tipos de vacunas

En la actualidad existen múltiples tipos de vacunas dependiendo de su composición, también de si son enteras o fraccionadas, y si llevan virus o bacterias.

Otra división importante se plantea al hablar de las vacunas inactivadas (patógenos muertos) o las debilitadas o atenuadas (patógenos vivos).

En algunos casos, proteínas o toxoides son agregadas a las vacunas para aumentar su eficacia en el organismo.

¿Deben los padres tener miedo a los efectos secundarios de las vacunas o son seguras?

Algunos niños no siguen el calendario de vacunación recomendado por el temor de sus padres a los posibles efectos secundarios de estos tratamientos inoculados. Sin embargo, los padres pueden estar tranquilos.

De hecho, se habla de que la potabilización del agua y la invención de las vacunas son los dos hitos médicos más importantes de la historia. Esto se debe al incontable número de vidas que han salvado desde que se popularizó su uso.

Las ventajas superan con creces a los riesgos mínimos

Los padres que estén indecisos sobre la idoneidad de las vacunas para sus hijos deben acudir al médico. El doctor podrá resolverles todas las dudas que alberguen, y se encargará de explicarles todas las enfermedades graves y sus secuelas que gracias a las vacunas podrán ahorrarse sus pequeños, así como los efectos secundarios en el caso de que los hubiera.

¿Por qué vacunar contra enfermedades que ya están casi erradicadas?

La explicación es sencilla: esas patologías están próximas a su fin gracias a la vacunación de la población en edad infantil. Si dejáramos de inyectar estos tratamientos las enfermedades volverían a resurgir con el consiguiente peligro para la salud pública.

¿Qué efectos secundarios son los más usuales?

Por lo general, la vacunación es una práctica muy segura y ofrece grandes ventajas para la prevención de enfermedades muy contagiosas y peligrosas, como por ejemplo:

  • Polio
  • Difteria
  • Tos ferina
  • Tétanos
  • Paperas
  • Rubéola
  • Sarampión
  • Hepatitis a y b
  • Poliomelitis
  • Varicela
  • Influenza (gripe)

En contadas ocasiones pueden aparecer los llamados efectos secundarios de las vacunas y suelen ser de carácter leve. Entre ellos se encuentran:

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Cefaleas
  • Dolor muscular y de las articulaciones
  • Inflamación local de la zona donde se ha practicado la inyección
  • Cansancio

¿Pueden darse efectos secundarios graves?

Los casos en los que se han producido efectos secundarios graves por las vacunas son raros. De hecho, una reacción alérgica grave puede darse en 1 o 2 individuos por cada millón de dosis administradas.

Es importante resaltar que acudir al centro sanitario para vacunarse es un práctica segura y que va a proteger a las personas de enfermedades con efectos mucho más graves en su salud.

En cualquier caso, si el paciente notara cualquier malestar tras la vacunación lo más recomendable es acudir de nuevo al médico para recibir la atención necesaria.

 

Comparte esta noticia

Deja un comentario