Especialidad de Nutrición y Dietética

Blog Ochoa

Home / Blog Ochoa / Especialidad de Nutrición y Dietética

12 octubre 2019 0 Comentarios

Especialidad de Nutrición y Dietética

La sociedad actual no cesa de experimentar continuos cambios en todos los ámbitos de la vida y  uno muy destacado tiene que ver con los hábitos de consumo relacionados con la alimentación. No es un tema baladí, ya que en la actualidad el 40% de la población infantil es obesa, por lo que cada vez adquieren una importancia más relevante los profesionales de la salud que se dedican a la nutrición.

Además, esta especialización tiene como objetivo asegurar el bienestar de ciertos grupos de personas que debido a patologías físicas, psicológicas, una gran exigencia física o deportiva o a su edad (niños y ancianos) necesitan prestar una importancia especial a su modo de alimentarse.

Una dieta adecuada puede conseguir que desaparezcan muchos problemas digestivos, una mejor absorción de los alimentos por parte del organismo, un óptimo rendimiento deportivo y recuperar la calidad de vida en general.

El equipo de nutricionistas y dietistas de Hospital Ochoa en Marbella pone a disposición de sus pacientes sus conocimientos sobre esta medicina preventiva y realiza un seguimiento exhaustivo de sus progresos hasta alcanzar los objetivos. Todo en constante comunicación y con el asesoramiento del servicio de Endocrinología.

En particular se diseñan dietas veganas y vegetarianas, deportivas, para pacientes con obesidad, con resistencia a la insulina, hipertensivas, hernias de hiato, colon irritable, enfermedad de Crohn, niños y para personas que hayan desarrollado intolerancias alimentarias (celíacos, lactosa, etcétera).

Otra de las metas fundamentales de los profesionales de esta especialidad tiene como objetivo aclarar los diversos mitos alimentarios, dudas y errores que se suelen cometer de manera frecuente a la hora de comer.

¿Por qué es un error seguir una dieta sin supervisión de un experto?

Las razones más frecuentes para ponerse a dieta son:

  • Enfermedades como la diabetes y problemas cardiovasculares o de hipertensión arterial.
  • Obesidad o sobrepeso.
  • Dolencias gástricas o digestivas.
  • Mejora del rendimiento deportivo.
  • Aprender a comer de forma inteligente.
  • Cuando las mujeres esperan un hijo y en el periodo de lactancia.
  • Algún trastorno alimenticio como una intolerancia.
  • Si optas por practicar el veganismo o eres vegetariano.
  • En la tercera edad o padres con niños pequeños que necesitan orientación.

En cualquiera de estos casos no es buena idea diseñar tu propio programa de comidas por tu cuenta. Los motivos son múltiples aunque el principal es que al no contar con la formación apropiada lo más probable es que a tu dieta le falten nutrientes esenciales y le sobren algunos innecesarios. Esto, en los casos más graves, podría acabar afectando a la salud y aumenta las posibilidades de desarrollar anemia, deficiencia de vitaminas esenciales y desnutrición.

Por otra parte, al margen de sufrir caída del cabello y tener unas uñas más frágiles, como ejemplos de consecuencias más visibles, una mala alimentación puede desencadenar daño en los riñones o el hígado, problemas graves que hay que evitar a toda costa.

Otro inconveniente tiene que ver con la sensación de fracaso; es muy previsible que termines sin conseguir tus metas y acabes abandonando, lo que dará como resultado un regreso a tus malos hábitos e incluso los empeores.

 

 

Comparte esta noticia

Deja un comentario