La importancia del desayuno a debate ¿es fundamental en nuestra dieta?

Blog Ochoa

Home / Blog Ochoa / Blog Ochoa / El desayuno a debate: ¿es realmente la comida más importante?

29 octubre 2019 0 Comentarios

El desayuno a debate: ¿es realmente la comida más importante?

Hace décadas que los nutricionistas plantearon el desayuno como la comida más importante del día, ya que durante la noche pasamos muchas horas en ayunas y, por tanto, se trata del aporte energético que necesita el organismo para activarse a primera hora. En los últimos meses, sin embargo, han aparecido estudios que cuestionan su trascendencia a la hora de permanecer sano y mantener el peso adecuado. Entonces, ¿tiene más importancia el desayuno que cualquier otra comida?

Según la Fundación Española de Nutrición estos son los desayunos que hacemos en España:

• Un 12,24% sólo toma líquidos como la leche, café, yogur o té.
• Añade a estas bebidas fruta o zumos el 1,74%.
• Un 57,64% ingiere pan, bollería, galletas o cereales y lo acompaña con algún líquido.
• Entre los españoles un 9,71% bebe alguna bebida y también come frutas o zumos y pan, galletas, bollería o cereales.
• El 15,31% se decanta por otros desayunos.
• Ni siquiera desayuna habitualmente el 3,36% de los españoles.

De todas estas formas de comenzar el día, ¿cuál es la correcta?

Recientemente, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) realizó una serie de cambios en la pirámide alimenticia que han generado gran controversia porque se ha demostrado que la anterior versión contaba con graves defectos.
En concreto, en el diseño original los hidratos de carbono (cereales, pasta, legumbres) ocupaban la base de la alimentación. Pero eso pasó a la historia. Hoy en día se sabe que, por ejemplo, los cereales envasados contienen enormes cantidades de azúcar. Esta circunstancia favorece la obesidad infantil. Por lo tanto, este tipo de alimentos se puede consumir a diario, pero en cantidades y proporciones variables y siempre que sean de grano entero o derivados integrales.
Así las cosas, lo mejor sería desayunar un carbohidrato complejo (harina integral), junto a alguna proteína que contenga una pequeña cantidad de grasa. De esta manera el azúcar del pan se absorbe más lentamente y estimulará menos la insulina.

¿Es importante el desayuno?

Desde hace muchos años se viene hablando de la importancia del desayuno al ser el primer aporte energético del que se dispone para afrontar el día. El problema es que muchas personas no tienen apetito en esas primeras horas. ¿Es, por tanto, malo pasar tantas horas en ayunas? No siempre.

Según algunos estudios de reciente aparición se ha encontrado una relación entre ayunas prolongadas y una pérdida de peso más efectiva. Es importante tener en cuenta que esta práctica no se puede usar de forma universal, ya que cada organismo presenta unas necesidades concretas y no responde de la misma manera.

¿Es igual de importante hacer cinco comidas al día?

Las cinco comidas, al igual que las cuatro piezas de fruta al día, y los dos litros de agua diarios son falsos mitos que se han extendido por la población sin ninguna razón de ser. Realmente comer cinco veces al día no se diferencia mucho de lo que llamamos picar entre horas. Tenemos que hacer caso a lo que pida el organismo, oírnos a nosotros mismos y comer con hambre sin confundirlo con el capricho. Muchas personas utilizan la comida para controlar su ansiedad y eso las conduce a malos hábitos que las harán ganar peso con facilidad.

¿Se puede decir que el desayuno ayuda a combatir la obesidad?

La importancia del desayuno es relativa y parecida a la de cualquier otra comida para combatir la obesidad porque lo importante es lo que comemos. Si una persona desayuna cada día productos procesados como bollería industrial y galletas estará fomentando la obesidad en lugar de evitarla.
Un alimento que ha demostrado ser efectivo para disminuir el riesgo de sufrir obesidad es el aceite de olive virgen extra, así que debería ser parte importante en la dieta incluyéndolo, por ejemplo, en las tostadas del desayuno.

Factores de riesgo de la obesidad:

La genética. Esta enfermedad tiene un componente hereditario ante el que poco se puede hacer.
Hábitos. Las personas si pueden alejarse de la obesidad con unos hábitos de vida saludables que incluyen el ejercicio físico de al menos una hora diaria.
Alimentos procesados. La dieta perfecta es la que excluye en la medida de lo posible este tipo de comida preparada que contiene grasas trans, harinas refinadas y enormes cantidades de azúcares escondidos.

¿En qué nos equivocamos al alimentarnos?

El principal error lo cometemos cuando conducimos el carrito de la compra por los pasillos del supermercado. Cogemos de las estanterías los productos que nos suenan de los anuncios, pero no nos fijamos en las letras pequeñas que vienen al dorso con los ingredientes.
La industria alimentaria se encarga de esconder la información relevante y somos los consumidores los que debemos prestar atención a la lista de nutrientes y olvidarnos de los alimentos procesados para apostar por los frescos. Por ejemplo: frutas y verduras que no sufren ninguna modificación del huerto a la mesa.

¿Entonces, existe la dieta ideal?

Hoy en día sabemos que las personas deberían adaptar su dieta a sus características a nivel hormonal. No todos los individuos presentan el mismo nivel de insulina y realmente es un factor que se debe tener en cuenta. No se trata de seguir dietas personalizadas, pero sí es recomendable que el nutricionista revise la historia clínica y, a partir de ahí, se pueda plantear una buena rutina de comidas acorde con cada tipo de organismo.

Comparte esta noticia

Un comentario

  • Alba Domingo noviembre 6, 2019

    Yo sigo pensando que es el más importante. Pero cuando está bien hecho. Uno basado en carbohidratos complejos es básico para funcionar.

    Responder

Deja un comentario