Los efectos de la hidradenitis supurativa: una patología crónica

Blog Ochoa

Home / Blog Ochoa / Blog Ochoa / La hidradenitis supurativa: la patología dermatológica que resta más calidad de vida

26 noviembre 2019 0 Comentarios

La hidradenitis supurativa: la patología dermatológica que resta más calidad de vida

La hidradenitis supurativa afecta al 1% de la población mundial y en España la padecen unas 500.000 personas. Esta afección cutánea crónica es, sin embargo, una patología muy poco conocida ya que el 85% de los españoles desconoce su existencia y sus efectos. El diagnóstico precoz es fundamental para detener a tiempo los efectos de una patología de gran impacto en la calidad de vida de quienes la padecen.

¿A qué se denomina hidradenitis supurativa?

Es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que afecta sobre todo al folículo piloso y que suele manifestarse tras la pubertad (20-50 años). Aparece en forma de lesiones inflamatorias dolorosas: bultos localizados en zonas de pliegues como glúteos, axilas, ingles y bajo los pechos; también fístulas y abscesos con supuración.

Suele afectar más a las mujeres que a los varones, pero se ha observado que las primeras experimentan una gran mejoría tras la menopausia mientras que los segundos la pueden seguir sufriendo tras los 50 años.

Causas de la enfermedad

Las causas son variadas. Existen factores genéticos, aunque también endocrinos y hormonales.

Los factores de riesgo son:

  • La obesidad.
  • El tabaquismo.
  • El uso de ropa muy ajustada.
  • Rasurarse ciertas zonas corporales, en lugar de optar por otro tipo de depilación más recomendable como el láser Alejandrita, disponible en Estética Ochoa, y que elimina el vello de manera permanente.

¿Se puede curar la hidradenitis supurativa?

Esta patología es difícilmente curable porque aparece por brotes, es decir, el paciente padecerá los síntomas en determinadas épocas y en otras sentirá una gran mejoría.

¿Qué tratamientos han demostrado su eficacia?

Lo más importante en el tratamiento de esta enfermedad es diagnosticarla a tiempo para conseguir que el paciente consiga una calidad de vida aceptable. A esta detección temprana se le denomina ventana de oportunidad porque se puede parar a tiempo el avance del proceso inflamatorio crónico gracias a los fármacos antibióticos por vía oral (tetraciclinas y clindamicina/rifampicina) y sobre todo, al nuevo tratamiento biológico con adalimumab en aquellos casos severos.

En otras ocasiones son necesarias las infiltraciones con corticoides para desinflamar las zonas afectadas.

¿A qué niveles afecta la enfermedad en la calidad de vida?

La hidradenitis supurativa posee un gran impacto en la calidad de vida de los pacientes, más que otras patologías de la piel como la urticaria, la psoriasis o la dermatitis atópica.

  • A nivel social: Las personas que sufren hidradenitis se sienten avergonzadas y cohibidas a la hora de mostrar su cuerpo por culpa de las lesiones y la supuración.
  • En lo sexual: Si estas heridas aparecen en zonas íntimas el efecto es aún más grave porque puede acarrear una disfunción sexual.
  • En el trabajo: Se produce una limitación de los pacientes.

Estos factores favorecen la aparición de la ansiedad y la depresión de los enfermos que la padecen.

¿Qué avances están mejorando la calidad de vida de estos pacientes?

A los pacientes con síntomas severos que no hayan respondido a los antibióticos se les recomienda el tratamiento biológico. El adalimumab es el primer tratamiento con indicación para esta patología. Se trata de un anticuerpo monoclonal con un mecanismo de acción doble: disminuye el efecto del factor de necrosis tumoral (una citocina producida por ciertas células que aumenta los síntomas inflamatorios) y, por otro lado, también induce la muerte celular de los linfocitos anormalmente activados.

Se administra mediante inyecciones subcutáneas cada dos semanas y su uso ha supuesto un antes y un después en el control de esta enfermedad inflamatoria crónica.

 

 

Comparte esta noticia

Deja un comentario