Las clases de biopsias más comunes en la actualidad

Blog Ochoa

Home / Blog Ochoa / Las clases de biopsias más comunes

23 noviembre 2020 0 Comentarios

Las clases de biopsias más comunes

La biopsia es un procedimiento diagnóstico que se lleva a cabo tomando una parte o la totalidad de una lesión para poder ser analizada y estudiada con la ayuda de un microscopio. Este tipo de pruebas son fundamentales para determinar la presencia de ciertas patologías como el cáncer, pero también para otras como enfermedades inflamatorias, infecciones, etcétera. ¿Cuáles son las más habituales?

 

Biopsia por endoscopia

La endoscopia no es más que el uso de un tubo alargado y muy flexible en cuya punta posee una luz para permitir la visualización nítida del interior del cuerpo humano. Si se observara cualquier zona anormal o sospechosa se llevaría a cabo una biopsia endoscópica.

El tipo de biopsia vendrá determinada por la región corporal en la que se haya descubierto la zona sospechosa y los tubos pueden ser introducidos por una incisión mínima en la piel, las vías urinarias, por el recto o por la boca.

Una de las más frecuentes es la que se toma al hacer una endoscopia digestiva, para patologías de esófago, estómago o intestino delgado (por ejemplo, para determinar si hay o no esófago de Barrett, o si hay o no enfermedad celíaca, duodeno).

Otro ejemplo de biopsia endoscópica sería la que se toma cuando se hace una broncoscopia, que se realiza para extraer muestras del pulmón.

Dependiendo del tipo de biopsia se administrará sedación o anestesia.

Biopsia de piel

Otra de las biopsias más comunes es la que se toma de la piel. Su cometido es la extracción de lesiones de la superficie cutánea y su uso está muy extendido para detectar patologías tumorales que afecten a la piel. A saber: carcinoma escamocelular, carcinoma basocelular o el melanoma, y para otras patologías inflamatorias o infecciosas.

Existen diferentes formas de tomar muestras de piel:

  • Biopsia-punch: se utiliza un dispositivo de diferente diámetro (2, 3, 4, 5 ó 6 mm), parecido a una inyección, donde se extrae una parte o la totalidad de la lesión, dependiendo del grosor de la aguja.
  • Biopsia incisional: se quita parte de la lesión para intentar tipificar la lesión y hacer después una extirpación.
  • Biopsia-extirpativa: se quita la lesión con cierto margen de seguridad, dependiendo el tipo y la localización.
  • Biopsia por raspado-afeitado, muy usada en patología presuntamente no grave, ni complicada, profundizando muy poco en la piel.

 Biopsia con aguja gruesa (trucut)

Usada en lesiones sospechosas de ser cáncer como en mama y próstata, y también en otras localizaciones para otras patologías, como en biopsias renales para intentar filiar insuficiencia renal, a la vez que en otras localizaciones.

El dispositivo utilizado tiene al final una aguja algo más gruesa que las usadas en las extracciones sanguíneas, permitiendo sacar cilindros de tejido de entre 1-2 cm. de longitud pero solo de entre 0’5 y 1’5 mm. de diámetro.

Para hacer estas tomas se usan diferentes procedimientos radiológicos, como ecografía, TAC, RMN e incluso varios de ellos a la vez, como en las biopsias por fusión RMN-ecografía que se llevan haciendo tiempo en nuestro centro para toma de biopsias prostáticas.

Otro ejemplo de este tipo es la toma de biopsias de médula ósea (de pala ilíaca o de esternón) y sirve para el diagnóstico de neoplasias de tipo hematológico (linfomas, mieloma múltiple, etcétera).

Piezas quirúrgicas

Después de haber hecho el diagnóstico por cualquiera de las técnicas descritas anteriormente, se puede decidir a hacer la extirpación de grandes áreas.

Éstas pueden ser desde una nodulectomía mamaria (al haber detectado con una biopsia con aguja gruesa anteriormente una neoplasia mamaria); una colectomía (después de haber detectado un adenocarcinoma colónico tras una biopsia endoscópica); o una prostatectomía (tras haber detectado una neoplasia prostática tras haber estudiado las muestras obtenidas en las biopsia por fusión de imágenes RMN-ecografía).

¿Cómo se tratan las muestras obtenidas en la biopsia?

La muestra de tejido obtenida se incluye en solución conservadora, normalmente folmaldehído, enviándose al laboratorio para, una vez fijadas, proceder a su procesado y tinción para poder verlas al microscopio.

De manera excepcional, antes de incluir en formaldehído, se hace estudio previo de la muestra en congelación (por ejemplo, en estudio de ganglio centinela de mama o en melanomas).

O se utilizan otros fijadores cuando hay que hacer posteriormente estudios de inmunofluorescencia, patología molecular o microscopía electrónica.

Comparte esta noticia

Deja un comentario