Las dificultades para diagnosticar la Covid-19 en los niños

Blog Ochoa

Home / Blog Ochoa / Las dificultades para diagnosticar la Covid-19 en los niños

17 septiembre 2020 0 Comentarios

Las dificultades para diagnosticar la Covid-19 en los niños

La pandemia que ha generado el coronavirus capaz de provocar la Covid-19 puede afectar a cada persona de una manera diferente y con una gran diversidad de manifestaciones en el organismo; eso incluye a los más pequeños de la casa. Se acerca el otoño y comienza la época de resfriados y gripes comunes que comparten con la Covid-19 la casi totalidad de los síntomas. ¿Cómo saber entonces si mi hijo puede estar contagiado de Covid-19 o si se trata de un simple resfriado?

¿Está afectando el coronavirus más a los niños en estas últimas semanas con respecto al primer brote de marzo?

En esta segunda ola se han incrementado los casos entre niños y personas jóvenes debido, entre otros muchos factores, al ocio nocturno incontrolado y las reuniones multitudinarias. También influye en el recuento total de infectados que durante la primavera no se llevaron a cabo pruebas diagnósticas como la PCR que en estos momentos sí se están realizando de manera masiva.

¿Cuáles son los síntomas del coronavirus Covid-19 en niños?

A pesar de que la gran mayoría de las personas jóvenes y niños suelen ser asintomáticos, en otros casos presentan:

  • Dolor muscular y de cabeza
  • Fiebre alta
  • Dolor de garganta
  • Náuseas o vómitos
  • Diarrea (más en niños)
  • Cansancio generalizado
  • Congestión o goteo nasal
  • Escalofríos
  • Alteraciones en la piel
  • Anosmia (pérdida grave del olfato) y Ageusia (pérdida del sabor) en adultos

Es importante destacar que algunos menores también experimentan molestias provenientes de la inflamación del cuerpo unas semanas después de la infección, es lo que se denomina Síndrome Inflamatorio Multisistémico, aunque afortunadamente no es frecuente.

¿Cómo pueden los padres diferenciar la Covid-19 de un simple resfriado o gripe?

A pesar de que se están haciendo grandes esfuerzos, la vuelta a las aulas evidentemente puede generar, si no tomamos las medidas adecuadas, que los casos por coronavirus aumenten por el contacto cercano en guarderías y colegios.

Si su hijo comienza a presentar síntomas como fiebre alta, mucosidad, tos, dificultad para respirar, dolor de garganta o abdominal, vómitos, diarrea, erupciones cutáneas, mareos o cansancio, se recomienda informar a su médico.

Es importante indagar si su hijo ha podido estar en contacto con personas que hayan dado positivo en el test de coronavirus y será el propio facultativo el que decida si necesita una prueba PCR o de cualquier otro tipo para detectar la Covid-19.

Vacunar a su hijo de la gripe es este año más importante que ningún otro…

La vacuna de la gripe es fundamental para proteger de esta enfermedad a cualquier persona. Si vacunamos a nuestros hijos estaremos descartando que sus síntomas se deban a esta patología que provoca cuadros víricos muy parecidos a los que produce la Covid-19.

Otra de las ventajas de la vacuna es su capacidad para estimular el sistema inmunológico, con lo que conseguimos que la persona en cuestión posea unas defensas en alerta ante cualquier tipo de infección.

También es esencial el uso de la mascarilla, como ya es sabido. De hecho, en los países en los que ya ha pasado la época de la gripe se ha comprobado que su incidencia ha sido mucho menor gracias al uso de esta protección facial.

¿Con qué herramientas cuento como padre para evitar que mi hijo contraiga el coronavirus? 

Las medidas de higiene serán nuestras mejores aliadas para que nuestros hijos permanezcan sanos y no se contagien.

Las más importantes y que deben cumplirse de una manera metódica son:

  • Lavado continuo de las manos a lo largo del día para evitar la transmisión del virus hacia las fosas nasales y la boca.
  • Higienizar el entorno. Eso significa limpiar de manera concienzuda su habitación y el resto de la casa para que el virus no pueda vivir en nuestro hogar.
  • Evitar en todo momento que compartan juguetes, cubiertos, platos, vasos y, en general, cualquier objeto con ningún amigo ni pariente.
  • En esta época se antoja vital el uso del sentido común. Si el menor presenta síntomas como fiebre, tos severa, mucosidad, diarrea o cualquier otro, es preferible que descanse en casa y no acuda al centro escolar para evitar que el virus se expanda en caso de que sea positivo.

 

Comparte esta noticia

Deja un comentario