Los beneficios de caminar media hora diaria al aire libre

Blog Ochoa

Home / Blog Ochoa / Los beneficios de caminar media hora diaria

28 enero 2021 0 Comentarios

Los beneficios de caminar media hora diaria

Caminar es el deporte más antiguo del mundo y reporta múltiples beneficios para el organismo y la mente sin necesidad de pegarnos palizas interminables o recorrer muchos kilómetros. Andar es una de las primeras cosas que aprendemos tras los primeros meses de vida y si nos habituamos a hacerlo a buen ritmo, y con la continuidad adecuada, puede convertirse en una genial manera de mantenernos en forma y estar sanos. Basta con caminar media hora al día para sentir mejoras físicas.

Caminar en tiempos del coronavirus

Incluso en tiempos de pandemia salir a caminar es una de las formas más divertidas y fáciles de ponernos en forma y mantener una mente sana y despejada. Eso sí, aunque esta disciplina se puede realizar en espacios abiertos como sendas, paseos marítimos, e incluso rutas de montaña, es imprescindible que sigamos las recomendaciones para evitar contagios por Covid-19:

  • Uso de la mascarilla, más si cabe, cuando la zona esté concurrida o vayamos en pequeños grupos.
  • Guardar la distancia de seguridad (dos metros) con cualquier otra persona con la que nos crucemos durante la ruta.
  • Evitar cualquier contacto con otros deportistas.
  • Es aconsejable el lavado de manos frecuente. Los frascos de gel hidroalcohólico son una gran solución y siempre debemos tenerlos a mano.

Los beneficios de caminar media hora

Si seguimos estas recomendaciones todo irá bien y los riesgos de contraer el virus se verán reducidos. Ahora sólo falta calzarse unas zapatillas cómodas y salir para nuestra ruta diaria. Si conseguimos que caminar se convierta en rutina nuestro cuerpo y nuestra mente nos lo agradecerán. Y estos son todos los motivos:

 

1 Caminar media hora o más consigue reducir los factores de riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular. Eso quiere decir que tendrás menos papeletas de padecer obesidad, diabetes, hipertensión o incluso sufrir un infarto. El ejercicio moderado estabilizará la tensión arterial y los niveles de azúcar en sangre, además de rebajar la cantidad de colesterol malo (LDL).

2 Andar a buen ritmo también provocará cambios beneficiosos en el sistema respiratorio y aumentará la capacidad de los pulmones. Si eres regular y constante pronto notarás como la misma distancia puedes recorrerla en un menor tiempo y con mucho menos esfuerzo.

3 Salir a pasear debe ser una práctica indispensable para los que tienen como meta perder algo de peso. Dependiendo de la inclinación del terreno, del ritmo, y de la altura sobre el nivel del mar, nuestro organismo se activará en mayor o menor medida y provocará un gasto calórico que nos ayudará a quemar las grasas.

4 En poco tiempo notarás que tus piernas están mucho más fuertes. Por consiguiente, un tren inferior con una musculatura desarrollada tendrá un doble efecto: evitará la aparición de celulitis, o la eliminará si ya existía, y además, servirá como protección ante la posible aparición de las incómodas varices.

5 Caminar no sólo fortalece la musculatura de las extremidades inferiores. También provocará una mejor sensación en los glúteos, la espalda, el abdomen e incluso los brazos. Esto se traduce en una mejora postural que evitará futuras lesiones.

Los estudios han demostrado que las personas que realizan ejercicio con regularidad al aire libre poseen una estructura ósea más densa y, por tanto, tienen menos probabilidades de sufrir osteoporosis.

6 Cuando realizas cualquier actividad física el cuerpo elimina toxinas a través de la sudoración. Para ello es fundamental estar permanentemente bien hidratado, una costumbre que nos asegurará el buen funcionamiento del organismo, en concreto, del aparato digestivo, que de esta forma no sufrirá molestos estreñimientos.

7 Un deportista tiene muchas menos probabilidades de sufrir enfermedades mentales porque la actividad física mejora el estado de ánimo en general y rebaja la sensación de estrés. Esto se produce por la liberación de endorfinas, unas hormonas que consiguen hacernos sentir bien con nosotros mismos a través de la liberación de sustancias químicas en la zona del cerebro que se ocupa de las emociones.

El simple hecho de pasear varias veces a la semana obstaculizará la aparición de estados depresivos y mejorará la capacidad de concentración y la memoria.

8 Nuestras salidas a caminar deben ser esa hora del día que nos dediquemos a nosotros mismos. El deporte provoca en el cerebro sensaciones agradables que pueden derivar en minutos para reflexionar o inspirarse para crear. Cuanto más bonito sea el entorno en el que nos movamos, mejor nos vamos a sentir durante la actividad. Todo ayuda.

9 Por último, y no por ello menos importante, el ejercicio constante también ayuda a mejorar las relaciones sexuales. Si estás habituado a esfuerzos físicos rutinarios notarás que aumenta tu resistencia en esos momentos de intimidad con tu pareja.

Comparte esta noticia

Deja un comentario