No, una copa de vino al día no es saludable

Blog Ochoa

Home / Blog Ochoa / No, una copa de vino al día no es saludable

20 agosto 2020 0 Comentarios

No, una copa de vino al día no es saludable

Todos hemos oído alguna vez las supuestas bondades de tomar una copa de vino o una cerveza diaria. Entre los beneficios que se le atribuyen al licor de uvas más famoso destacan: su capacidad para reducir la inflamación, que su consumo aumenta el HDL (colesterol ‘bueno’) y que posee propiedades que nos ayudan a nivel cardiovascular. Lo que nadie nos recuerda es que el alcohol es una sustancia tóxica y cancerígena desde la primera copa. Entonces, ¿estas bebidas de baja graduación como el vino o la cerveza nos proporcionan beneficios o nos perjudican? No, una copa de vino diaria no es saludable.

La recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

El organismo de la Organización de las Naciones Unidas especializado en gestionar políticas de prevención, promoción e intervención en salud a nivel internacional, deja muy clara cuál es su opinión sobre el alcohol: no existe una cantidad mínima de alcohol que se pueda considerar como segura o beneficiosa para la salud de las personas.

Es más, según un artículo de la revista EP Europace de la Sociedad Europea de Cardiología, la copa diaria de vino es mucho menos inocua de lo que cabría pensar. «Las recomendaciones sobre el consumo de alcohol se han enfocado en la cantidad en lugar de la frecuencia. Lo que indica nuestro trabajo es que beber menos a menudo también es importante para evitar la fibrilación atrial«. Esta es la arritmia cardíaca más común y tiene lugar cuando el músculo cardíaco late con ritmo irregular y rápido.

¿Qué hay de cierto en las informaciones que alaban el vino?

La gran virtud que se le atribuye al vino es que posee resveratrol, una sustancia que también está presente en la uva sin vinificar y cuyo consumo hace que aumente el HDL (colesterol ‘bueno’), mejora nuestra salud a nivel cardiovascular e incrementa las reservas de óxido nítrico.

Si esto no deja de ser verdad, no es menos cierto que la cantidad de resveratrol presente en el vino es diminuta y que también puede ser encontrada en otros alimentos mucho menos dañinos para el organismo como el arándano y otros frutos del bosque, el cacahuete y el chocolate negro.

La periodicidad de su consumo es una clave

Otros estudios han comprobado que la cantidad de veces que bebes a la semana es también importante para ponderar los daños que provoca el alcohol en el cuerpo. Desde trastornos del sueño a complicaciones cardiovasculares, o neuronales, todos están relacionados con la frecuencia con la que se consumen bebidas alcohólicas. La buena noticia es que se trata de un factor de riesgo, que junto con el tabaco, se puede evitar con facilidad para que nuestra salud no salga perjudicada.

Es importante el hecho de tomar menos copas, pero además, es de vital importancia consumir alcohol menos a menudo.

Beneficios a nivel mental

Si ahondamos en el motivo por el que para algunas personas es importante conocer los beneficios saludables del vino o la cerveza, llegamos a la conclusión de que la clave reside en la justificación. Los bebedores usan los mínimos beneficios que aportan estas bebidas al organismo para sentirse bien tras consumir algunas copas de alcohol. Cabría recordarles que uno de los efectos secundarios del alcohol es su capacidad depresora del sistema nervioso, por lo que ni siquiera a nivel emocional es una gran idea.

Si eres de los que está meditando la opción de comenzar a tomar vino por sus supuestos beneficios para la salud, existen alternativas mucho más saludables con las que conseguirás un hígado, un corazón y un sistema digestivo más sano:

  • Haz un mínimo de 30 minutos de deporte diarios.
  • Bebe agua a lo largo del día.
  • No comas en exceso.
  • Evita las comidas altas en grasas y el alcohol.
  • Llena tu nevera de frutas y verduras.
  • Duerme un mínimo de 7 horas cada noche.
  • Evita el estrés y disfruta del aire libre.

Comparte esta noticia

Deja un comentario